• carro.png
  • casapatio.png
  • correderavendida.jpg
  • ford.png
  • fraselario4.png
  • santiago5.png
  • torla1.png
  • torla2.png
  • torla3.png
  • veleta2.png
  • vivienda2.png
  • vivienda3.png
  • vivienda4.png
  • vivienda5.png

Inicio

Banner

¡Precio negociable!

Lebrija (Sevilla)

Ubicación de Lebrija en la Provincia de Sevilla.

 

JavaScript must be enabled in order for you to use Google Maps.
However, it seems JavaScript is either disabled or not supported by your browser.
To view Google Maps, enable JavaScript by changing your browser options, and then try again.

 

El municipio está enclavado en la comarca de las Marismas del Guadalquivir, los municipios más cercanos son Las Cabezas de San Juan, Trebujena, Arcos de la Frontera, Jerez de la Frontera y El Cuervo de Sevilla.

Su situación geográfica le da una posición estratégica preferente al estar en el centro de las provincias de Sevilla, Cádiz y Huelva.

Lebrija es sede actual de la Mancomunidad de Municipios del Bajo Guadalquivir, sita en el camino de San Benito.

Dentro del término municipal, todavía se conserva en su centro neurálgico numerosas reliquias de su pasado musulmán.

 

Historia de Lebrija

Candelabros de Lebrija (s. VII a. C.)Cuenta una leyenda que el origen de Lebrija es mitológico: el dios Baco la fundó cerca de la ribera del Océano Atlántico. En su casco histórico se han encontrado restos arqueológicos de un poblado calcolítico. Sin embargo, la fundación de la ciudad según distintos autores se atribuye a los fenicios (la llamaron Lepriptza) y a los tartessos (Nebrissa). De estos últimos se han encontrado en la localidad seis timiaterios de oro llamados Candeleros o Candelabros de Lebrija, fechados en el siglo VII a. C. y actualmente conservados en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Se supone que en sus orígenes Nebrissa fue un puerto del Lacus Ligustinus, bajo cuyas aguas permanecían muchas de las tierras de marismas hoy existentes en el Bajo Guadalquivir.

Su importancia en época de fenicios y romanos (éstos en el siglo I a.C. la llaman Veneria en alusión a la abundante caza mayor que proporcionaba esta región) se demuestra por el hecho de que acuñó moneda propia, llegando a la categoría de municipio de derecho latino bajo dominación romana.

Tras el oscuro paso de los visigodos, al producirse la invasión de la Península por los árabes en el 711 d. C., Lebrija pasó a su poder después de la Batalla del Guadalete y recibió el nombre de “Lebri-sah”.

Fue conquistada por Fernando III de Castilla en 1249 (aunque los musulmanes todavía intentarán recuperarla en dos ocasiones posteriores 1263 y 1340).

A finales de octubre de 1255 el infante Enrique de Castilla "el Senador", hijo de Fernando III de Castilla, apoyado secretamente por Jaime I de Aragón, se levantó en armas contra su hermano Alfonso X de Castilla, atacando desde sus ciudades de Arcos y Lebrija las tierras del rey, al tiempo que otros nobles, descontentos con Alfonso X, atacaban el reino desde las tierras de Vizcaya. Alfonso X envió a combatir combatir contra el infante a Nuño González de Lara "el Bueno", quien le derrotó en una batalla campal, librada en las cercanías de Lebrija, y en la que las tropas alfonsinas vencieron gracias a la llegada de los refuerzos comandados por Rodrigo Alfonso de León, hijo ilegítimo de Alfonso IX de León.2 Después de su derrota, el infante Enrique se refugió en Lebrija, pero no pareciéndole un lugar seguro, buscó refugio en el reino de Aragón.

En 1264 el rey Alfonso X de Castilla la incorporó a la corona de Castilla, y en 1924 se le concede el título de ciudad. El núcleo urbano de Lebrija se asienta sobre las laderas que rodean el cerro del Castillo, con forma alargada en el sentido este-oeste. Está delimitado en tres de sus caras (sur, oeste y norte) por fuertes escarpados que imposibilitan la urbanización. El cerro constituye desde sus orígenes una vieja acrópolis fortificada. En la primera fase del dominio romano se reutiliza la fortaleza existente, pero en la época imperial el núcleo comienza a crecer extramuros en la única dirección posible (el este), coincidente con el camino de Sevilla.

Durante la dominación musulmana se reutiliza la ciudad intramuros, se reconstruye la muralla romana en todo su perímetro y se deforma la trama clásica, que adquiere la típica imagen árabe. El crecimiento extramuros se produce a partir del siglo XV con la construcción junto a la Puerta de Sevilla del Barrio Nuevo. Pero la expansión moderna comienza en el siglo XVIII urbanizando la calle perpendicular a la puerta principal, desde la Plaza del Arco hacia el este (calle Corredera) y su paralela por el sur (actual calle Andrés Sánchez de Alba). Durante el siglo XIX la actual Plaza de España se constituye en centro de la ciudad moderna. Surgen de forma radial calles frente a las tres puertas de la ciudad histórica, al tiempo que se renueva la ciudad intramuros. A finales del XIX, se construye el ferrocarril al oeste del núcleo y en dirección norte-sur, constituyendo un límite al crecimiento urbano hacia la marisma.

En la primera mitad del siglo XX se produce la colmatación de las manzanas originadas en los dos siglos anteriores por las calles radiales y sus correspondientes transversales. El crecimiento del área urbanizada es mínimo, sobre todo en comparación con el que se produce desde los años 50. A partir de entonces, el desarrollo se orienta sobre todo hacia el norte, siguiendo el camino que une la ciudad vieja con la estación, y hacia el noreste, en los bordes de la salida a Sevilla. La tipología edificatoria es abierta, a base de bloques y promoción por polígonos (caso de la barriada Blas Infante). El único eje urbano de gran dimensión es la Avenida de Andalucia, situada sobre el camino de la estación, y que da continuidad al eje norte-sur de la ciudad histórica.

Economía

Su principal fuente de ingreso es la agricultura, destacando la remolacha azucarera como cultivo de regadío fundamental junto con el algodón y el trigo como principal cultivo de secano. También se puede destacar en cuanto a los cultivos, la implantación de productos hortofruticolas y su antigua tradición vinatera. Las uvas cultivadas en su término pueden ser usadas para hacer jereces, pero no los vinos que se críen, siendo estos vinos de la tierra de Lebrija.4En cuanto a la artesanía, Lebrija también es conocido por su gran tradición alfarera.

Monumentos

La Iglesia de Nuestra Señora de la Oliva, templo que fue promovido por Alfonso X el sabio, se inició la construcción en la segunda mitad del siglo XIII y ampliado entre finales del XV y el XVI. A los pies de la nave izquierda se levanta la torre, construida entre 1757 y 1777, fue proyecta por Pedro Silva, inspirada en la giralda. Consta de cuatro cuerpos el primero levantado en piedra, siendo el resto de ladrillo. En el interior destaca la imaginería del retablo mayor, obra de Alonso Cano

La Iglesia de Santa María de Jesús, que perteneció originalmente al convento de la Orden Tercera de San Francisco, la iglesia fue construida entre el siglo XVI y XVII.

La Iglesia de San FranciscoLa Capilla de la Vera CruzLa Capilla de Nuestra Señora de la Aurora y la Capilla de Belén

La Iglesia del Convento de las Concepcionistas. En la que destaca el retablo mayor obra de Juan Santamaría Navarro y Matías José Navarro, que lo ejecutaron entre 1729 y 1731.

Calle de las Monjas

Ruinas del Castillo

Casa de la Cultura

Estatua de Elio Antonio

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Al continuar, entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Puedes modificar las opciones de almacenamiento de cookies en tu navegador. Para mas información puedes consultar nuestrasPolítica de Privacidad.

Al aceptar las condiciones significa que he leido la política de privacidas.